jueves, 27 de diciembre de 2007

¿Me da la navidad?

- ¡¡Mierda!! , ya son las 16:50 y he quedado a las 17:00. Chicos, lo siento pero me tengo que ir, he quedado con el grupo scout con el que colaboré hace dos semanas-, comenté a mis colegas españoles.
- ¿Qué vas a hacer hoy? - me preguntaron.
- Vamos a repartir leche y bocadillos con el clan (chicos de 17 a 20 años) a las familias indigentes que duerme en las calles en este tiempo – murmuré con la boca pequeña.

Hace dos semanas me invitaron y durante ese tiempo estuve pensando si debía o no ir a esta actividad que me había planteado el grupo scout ecuatoriano. Este tipo de caridad por navidad cada vez me crea más repulsión. Sin embargo, era una actividad que realmente nunca había realizado y quería conocer un poco las condiciones de las personas que en teoría íbamos a ayudar. Y claro, por qué no, tenía interés en ver cómo reaccionaban los chavales cuando daban la leche y los bocatas a los indigentes y viceversa.

Durante la tarde nos separamos. Unos se dedicaron a hacer los sándwiches y otros la leche con chocolate. Nos dejaron el pequeño restaurante de la familia de uno de los chavales y al viaje estilo de desayuno de campamento, con grandes perolas y mucho cachondeo, empezamos a calentar la leche. El chocolate en polvo lo removíamos primero con un poquito de leche con licuadoras y lo echábamos en las perola (qué profesionales…). Después echábamos las ramas de canela y esperábamos a que hirviera para que según decían, la leche cogiera el sabor de la canela. Como no, no podía faltar la salsa y mientras se iba calentando la leche nos echamos unos bailes ricos y sabrosotes.

Sobre las 21:00 todo estaba más o menos listo y empezamos a llevar el chocolate y los bocatas a una de las calles más frecuentadas de Quito y donde se suponía se encontraban muchas familias que dormían en la calle. De repente me di cuenta que había llegado mucha más gente para acompañarnos en la entrega. Primos, padres y amigos se habían acercado a acompañarnos y éramos más de 30 personas. Con todos los coches y camionetas formábamos una espectacular comitiva que empezaba a recorrer las calles de Quito. La temperatura era bastante baja para lo que se acostumbra aquí, tendríamos como unos 8 ó 9 grados. Mientras nos acercamos a nuestra calle converso con el coordinador del grupo scout y hablamos sobre la finalidad de esta actividad. Los dos no confiamos en absoluto en lo que estamos haciendo. Yo le explico que no creo que sea la manera de enfocar la solución de la pobreza y la manera de educar a los chavales. Ya que la caridad sólo puede ser bien entendida si va acompañada dentro de otros elementos. Y recuerdo vivamente las palabras que leí de Muhammad Yunus y le resumo las claves que él explica en su libro “vers un monde sans pauvretè”:

“Cualquiera que viaje en coche por las calles de Dhaka está sometido sin descanso al acoso de los mendigos.

Frente a tanta miseria surge espontáneo dar limosna. Cuando se acerca un leproso, con los miembros que no son más que muñones, la primera reacción es meter la mano al bolsillo y sacar una oferta que para nosotros es ínfima, sin importancia, pero para el que la recibe puede constituir un patrimonio. ¿Es útil esto? En la mayoría de los casos, en mi opinión, no solamente no es útil, sino que es realmente dañino.

Da solamente, al donante, la impresión de hacer hecho algo, Es un gesto para callar la conciencia, pero no resuelve verdaderamente el problema y al contrario, nos libera de enfrentarlo en la sustancia. Dando limosna nos quitamos la preocupación. Pero, ¿por cuánto tiempo?

La dádiva de dinero no constituye una solución, ni a corto ni a largo plazo. El mendigo pasará a otro carro, luego a otro más, confiando para sobrevivir en un mecanismo de salida. Para enfrentar honradamente el problema deberíamos comprometernos a encaminar un proceso: si el donante abriera la puerta del carro y preguntara al mendigo cuál es su problema, cómo se llama, cuántos años tiene, qué sabe hacer, si necesita asistencia médica y así por el estilo, esa sería una manera de ayudar de veras.

Pero entregar una moneda significa implícitamente invitar al mendigo a desaparecer, es una forma de librarse cómodamente del problema.

No afirmo que se deba ignorar el deber moral de ayudar, o el instinto de socorrer a los necesitados, digo tan sólo que la ayuda debe tomar una forma diferente.

Desde el punto de vista del destinatario, la caridad puede tener efectos devastadores. Quien recoge dinero mendigando no está motivado a mejorar; el enfermo no querrá hacerse curar, temiendo perder su fuente de ganancia. Existen, incluso, rackets de mendigos que cogen a los recién nacidos y los encierran en ciertas vasijas, para hacerlos crecer deformes y usarlos para la mendicidad.

En todo caso, mendigar priva al hombre de su dignidad. Quitándole el incentivo de proveerse de lo necesario con el trabajo, lo hace pasivo e inclinado a una mendicidad parasitaria: ¿Para qué fatigarse, cuando basta tender la mano para ganarse la vida?
Cuando veo a un niño que pide limosna, debo hacer un esfuerzo de voluntad para resistir el impulso de dar. Y yo también, a veces, regalo un poco de dinero: en caso de enfermedad, de una madre con un niño en riesgo de morir, o en otras situaciones de extrema necesidad; pero, en lo posible, intento controlar este impulso.

El mecanismo que actúa en el nivel individual es el mismo que interviene, a una escala mayor, en el campo de las ayudas internacionales. La dependencia del socorro internacional favorece a aquellos gobiernos que demuestran mayor capacidad para atraer a su país ingentes contribuciones.

Quien defiende la necesidad de contar con sus propias fuerzas adoptando una política de austeridad y trabajo, es burlado. Pero, aceptar ayudas alimenticias significa por ejemplo, perpetuar la carencia de este tipo de bienes: los importadores y exportadores de cereales, los transportistas, los funcionarios encargados de la búsqueda y distribución de las provisiones, todos ellos tendrán algo que perder en la eventualidad de la autosuficiencia alimenticia.

En vez de dedicarse a buscar soluciones locales, se crean así las condiciones para la instauración de una economía distorsionada y un clima político que favorece a los gobiernos hábiles en complacer a los donantes y a los empresarios, con la correspondiente proliferación de postulantes y funcionarios corruptos”

El coordinador del grupo entiende y apoya esta perspectiva pero dado que para él es su primer año coordinando el grupo y esta actividad tenía ya mucha tradición, prefiere esperar al próximo año para modificar cualquier cosa. Llegamos a la calle en cuestión. En un principio no parece que vaya a haber muchos niños o familias. Sin embargo, los indigentes se conocen donde están unos y otros y en cuanto ven a lo que venimos se avisan de manera que rápidamente teníamos unas veinte personas rodeando las furgonetas esperando a recibir lo que traíamos. La metodología fue la siguiente: Cuando llegaban les hacían formar en una fila y les daban un vaso de chocolate caliente con un bocadillo. En un principio todo el mundo se agolpaba por todo. Por un lado, todas las personas que veníamos querían ser ellos los que daban los vasos y bocadillos y por otro lado las personas indigentes buscaban recoger la leche y el bocadillo lo antes posible. Sin embargo, en cuanto les pedían que hicieran una fila todas las personas los hacían. Era preciso que hicieran la fila y esperar unos 10 minutos ya que debíamos asegurarnos que todo el mundo se comía la ración ya que en algunos casos los padres se guardaban la comida y luego se repartía de manera desigual. Como había tantas manos, me dedico a observar a la gente. Veo como la mayoría de los indigentes son de origen indígena. Son muy agradecidos. Incluso cuando, quizá por equivocación se les va dar otra ración contestan negativamente, ya que han recibido la suya. Sin embargo, las primeros malos augurios se cumplen y veo como los chicos de 20 años se ríen y se empiezan a hacer fotos con lo niños y las personas minusválidas haciendo la señal de victoria. Nadie quiere quedarse sin foto o sin la instantánea de ver cómo aquel niño descalzo y harapiento come con pasión su bocadillo. Me siento asqueroso y siento el sentimiento de estar contribuyendo a continuar con esta mierda de sociedad y de navidad en la cual aliviamos nuestras conciencias con aquello que nos sobra y que nos es de la más mínima importancia. Se me repiten las palabras de Yunus continuamente en la cabeza: “Frente a tanta miseria surge espontáneo dar limosna […] Da solamente, al donante, la impresión de hacer hecho algo, Es un gesto para callar la conciencia”. Me siento horrible. Me acerco a preguntar a los niños de la última fila, donde se encuentran sus padres. Los mismos niños de 8 y 9 años son los que se encargan de sus hermanos de 1 o 2 años, y atados hábilmente con un pañuelo grande los llevan amarrados a sus espaldas. Hace frío y admiro su valor. Sobrevivir y conseguir los medios para alimentarse son el objetivo para el día de mañana.

Vuelvo a la parte de atrás de la camioneta. Voy con los rovers, de pie, sintiendo el viento, las luces, el ruido, el tráfico...Siento la soledad rodeada de bullicio. Siento la excitación de la gente y de toda la comitiva. Las conversaciones de las gente denotan diversión y alegría pero a mi nada me parece divertido. Siento que no soy nadie para juzgar la alegría de estas personas, y no se si cabrearme, irme, seguir… En la siguiente parada, me decido a empezar yo también a repartir la leche y los bocadillos. Los niños me miran a la cara y me replican: -Señor, que Dios te lo pague-. Yo sólo puedo acariciarles el pelo y contestarles que nadie tiene que pagarme nada. Por cada agradecimiento que me hacen, siento como si recibiese una pequeña puñalada. El silencio es el único escudo e intento repartir las cosas sin implicarme demasiado con la gente. Sólo puedo mirar compasivamente y soy incapaz de mantener la mirada a las personas que me observan fijamente. Pienso en la dignidad y me cuestiono sus principios y fronteras.

Volvemos a montar en la camioneta. Esta vez la conversación de los rovers cambia y se vuelve más seria. Empiezan a hablar de lo que tienen y cómo lo valoran. Recuerdan que cuando eran más pequeños querían tenerlo todo y que ahora se daban más cuenta de las cosas importantes. De algún modo, los chicos al ver a esa gente viviendo en la calle se conciencian de la suerte que tienen. Me alegra oírles. Comienzo a ver cosas positivas en la actividad. Para mi también la situación está siendo muy especial. Estamos recorriendo toda la ciudad y viendo donde y cómo vive toda la gente que se encuentra en la calle.

Bajamos de nuevo en las siguientes paradas. Pregunto a las familias indígenas el porqué duermen en la calle. Muchas no son de aquí. Son de poblados indígenas que han venido a pasar las navidades a Quito, para pedir… Para ello sacrifican su hogar y duermen en una especie de basurero. Mientras reparto los bocadillos, algunas de las niñas me pregunta: - Señor, ¿y no me da usted la navidad? - Recuerdo de nuevo las palabras de Yunus. Es casi la una de la noche y ya no tenemos más sitio a donde ir. Estoy muy cansado y me quiero y no me quiero ir a casa. Me exijo a mi mismo no sentir que mi conciencia está tranquila. Pienso que lo que hemos hecho es casi una obligación. Nuestro deber. - ¿Me das la navidad?- Esa pregunta es recurrente en mi cabeza. No puedo más. Nos llevan a casa y me voy quedando dormido en la camioneta. En casa nos espera mucha gente que están celebrando las vacaciones. Me ofrecerán una copa. Se que aceptaré. Y elegiré olvidarlo todo esta noche. Me pregunto ahora ¿cuál es el camino de la coherencia?

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Soy UNITES

Este vídeo lo hicimos durante el cumpleaños de Ester en Pomasqui y se lo dedicamos a todos nuestros compañeros que están en distintos lugares. Como entre todos nos comunicamos por e-mails, los textos de la canción están basados en las chorradas que nos contamos y en todo lo que nos sucede.




lunes, 24 de diciembre de 2007

Nochebuena del 2007

La nochebuena la disfruté con la familia de mi compañero de piso Joaquín y otras dos amigas españolas en el parque nacional Cotopaxi, en una hacienda anitgua construida por los incas. Aunque eché mucho de menos a la familia las personas que allí estuvimos disfrutamos de una noche agradable.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Felices vacaciones

Como no se si tendré la oportunidad de volver a escribir sólo quería desearos a todos felices fiestas. Que las aprovechen con la familia que cuando no la tienes se echa de menos. Y que del 26 al 2 de enero me voy a Cuba. Así que el próximo post espero tenga mucha miga ;)
Un abrazo a todos

viernes, 14 de diciembre de 2007

Stiglitz y Correa

Ayer estuvimos en la FLACSO (Facultad Latinoamericana de ciencias sociales) escuchando una conferencia de Joseph Eugene Stiglitz (Premio Nobel de Economía). Economista de fama mundial, debido en parte a los últimos libros públicados sobre la globalización y su crítica a organismos internacionales financieros. Desde mi punto de vista, la primer parte de la conferencia fue un tostón aunque tengo que leerme alguno de sus libros, como "el malestar de la globalización", ya que me han hablado muy bien de ellos. Fue una sorpresa ver que el presidente del gobierno ecuatoriano,Rafael Correa, asistió al evento y habló después del maestro economista.
Hasta entonces, jamás le había oído hablar más que en alguna noticia breve de telediario,etc. Tengo que reconocer que me quedé maravillado con su oratoria y en especial con su discurso.En el cual, hacía permanentemente una crítica de los sistemas económicos neoliberales ya que estaban constantemente aumentando las desigualdades. Me gustó de su discurso que la persona humana era lo principal en todos los temas que se trataron más allá de crecimientos económicos, cifras macroeconómicas, beneficios...

En cuanto me quite la empanada que llevo hoy, tengo que escribir un post sobre los temas que trató .

C.Vitae de Rafael Correa

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Instantes mágicos

En medio de los Andes, caminando a 3800 metro de altura, se pueden vivir instantes mágicos

Ruta Quilotoa - Chugchilan (Los Andes ecuatorianos)

viernes, 7 de diciembre de 2007

Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Félix González

El Gobierno ha concedido la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Félix González. Felix Antonio González,hijo del compositor vallisoletano de mismo nombre, es pintor, poeta,periodista... Fue director del Norte de Castilla y es miembro de la academia de bellas artes.

Lo concocí a través de las clases de Diego en el conservatorio. Oírle hablar era una delicia para los sentidos. Tanto por sus palabras como por cómo las expresaba.

Leyendo el periódico me he enterado de la noticia y me he alegrado mucho.

Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Félix González

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Ascensión y descenso del volcán Pichincha

Hace unos fines de semana, ascendimos el volcán Pichincha, sobre cuya falda se asienta la ciudad de Quito. La ascensión nos regaló vistas espectaculares, así como el descenso, ya que lo hicimos en autobus, bajando por las zonas más humildes de la ciudad y alrededor de casas hechas por hechos mismos en zonas de una alta vulnerabilidad. Comprendimos el porqué estamos aquí.

martes, 4 de diciembre de 2007

"En ese mundo, el único lugar para ver la pobreza es un museo..."

Ayer asistimos en Ecuador a una magnífica conferencia de una de esas personas líderes que con sus proyectos ayudan y animan a cambiar nuestro mundo. Esa persona es Muhammad Yunus, un banquero y economista de Bangladesh que desarrolló el concepto de microcréditos.

Una vez acabados sus estudios de economía en Bangladesh, se doctoró en Estados Unidos. Cuando Bangladesh consiguió su indepencia , él decidió volver y empezó a trabajar como profesor en la universidad. Finalizada la guerra y a pesar de la independencia conseguida la hambruna en Bangladesh era terrible. En un acto de valentía, decidió salir de la universidad e ir a la aldea más cercana a descubrir los problemas que acechaban a sus conciudadanos. Allí descubrió que los campesinos se endeudaban ante los tiranos prestamistas que exigían porcentajes y garantías que esclavizaban de por vida a los campesinos. Yunus se dio cuenta que en nuestro tipo de sociedad necesitas tener un dólar para generar otro dólar, pero qué pasa con las personas que no son capaces de tener ese primer dólar. Analizando las necesidades de la aldea, descubrió que las cuarenta y pico personas que allí habitaban sólo necesitaban 27 dólares para empezar a desarrollar su economía mediante una actividad independiente y creativa. En un principio, pensó en prestárselos de su bolsillo. Sin embargo, no creía que esa fuera la solución, así que decidió proponer la idea a un banco que son los que prestan dinero. Sin embargo, el gerente le dijo que sólo prestaba a gente con dinero y era una locura prestar dinero a la gente pobre. Para Yunus, era una idea totalmente ilógica. Ya que, para qué prestar a la gente que ya tiene dinero, si la que de verdad lo necesita era la gente pobre. Después de pensarlo mucho, Yunus decidió prestarse como garantía. De modo, que si la gente de la aldea no devolvía el dinero, él respondía por ellos. Después de ser muy pesado, el banco aceptó su propuesta para que les dejara en paz, ya que no creía que la gente fuera a devolverle el dinero. Sin embargo, la gente se comprometió y devolvió el dinero en el plazo fijado. Como la propuesta tuvo éxito, Yunus le volvió a proponer la idea al banco, pero éste le dijo que su proyecto había funcionado con una aldea, y eso era una excepción, pero que si lo hacía con dos aldeas, no lo lograría. Eso retó a Yunus, y volvió a repetir su idea, con éxito de nuevo. El banco, le iba aumentando el número de aldeas que no creía que consiguiera y este reto hizo a Yunus aumentar paulatinamente las aldeas a las que realizaba préstamos.

Así fue, hasta que se dio cuenta que las condiciones que le proponía el banco , eran excesivas y que había que buscar otro modo de financiación. Así que decidió crear un banco, con el nombre de Banco Grameen, que significa aldea. Mucha gente empezó adherirse al banco y empezó a desarrollar estos pequeños préstamos también llamados microcréditos. Paradójicamente, la gente pobre se comprometía más a devolver el dinero que la gente rica que recibía préstamos cuantiosos de los bancos.

Una de las primeras medidas que tomaron fue la de que el 50% de los préstamos se realizaran a mujeres. Esto, en principio fue una odisea, porque las mujeres huían cuando Yunus les proponía este préstamo ya que ellas nunca habían tenido autonomía para manejar dinero y eran totalmente dependientes del marido. Así que, cuando Yunus entraba en las aldeas por un lado, las mujeres salían por el otro. Con paciencia y tenacidad consiguió que algunas mujeres empezaran a aceptar. Paradójicamente a lo que podrían pensar, resultó que los préstamos que hacía a las mujeres eran todos devueltos y mejor aprovechados que los que se hacía a los hombres. Esto le hizo reflexionar a Yunus, y es que las mujeres eran realmente las que generalmente una vez que el marido les daba una pequeña parte del dinero que ellos ganaban lo administraban para cuidar a los hijos, la casa, etc. De este modo, las mujeres una vez que tenían ese préstamo de banco Graneen lo primero que pensaban era en sus hijos, luego en la familia y por último en si mismas y en su placer. Sin embargo, muchos de los hombres que recibían dinero lo primero que pensaban era en ellos mismos, en ir a la cantina y gastarse el dinero. Así que, se dio cuenta que las mujeres utilizaban con una mayor responsabilidad aquellos microcréditos, por lo que el porcentaje de préstamos realizado a mujeres iba creciendo. Lo cual, creó muchos problemas a su banco.

Los otros bancos, realizaron una asamblea bancaria para hablar de las actividades "impúdicas" del banco Grameen y le exigieron entre otras cosas, que su banco cambiara de nombre, y le pusiera el banco Grameen de las mujeres, ya que por aquella época, más del 70 por ciento de sus préstamos ya eran para mujeres. Él les interpuso, que no tenía ningún problema en hacerlo, siempre y cuando ellos llamaran a sus bancos "el banco de los hombre X","el banco de los hombre Y"... ya que los bancos únicamente prestaban dinero a los hombres, independientemente de que las mujeres tuvieran dinero o no.

Progresivamente, el porcentaje ha ido creciendo y en la actualidad el porcentaje de mujeres frente a hombres a las que se les concede el crédito es mucho mayor. Aunque como él dice, la única condición para recibir un préstamo del banco Graneen es ser pobre.

Muhammad Yunus continuó su conferencia haciendo otras propuestas para paliar la pobreza. Después de todo ello, culminó con un párrafo optimista y comprometido:

“Si hubiéramos creído que la pobreza es inaceptable para nosotros, y que no debe pertenecer a un mundo civilizado, habríamos creado instituciones y políticas apropiadas para crear un mundo sin pobreza. Queríamos ir a la luna, y fuimos a ella. Queríamos comunicarnos unos con otros muy rápidamente, por lo que hicimos los cambios necesarios en la tecnología de las comunicaciones. Logramos lo que queremos lograr. Si no lo estamos logrando, mi primera inquietud recae sobre la intensidad de nuestro deseo de alcanzar ese objetivo.

Creo firmemente que podemos crear un mundo sin pobreza, si queremos…
En ese mundo, el único lugar para ver la pobreza es en un museo. Cuando los escolares visiten el museo de la pobreza, se horrorizarán al ver la miseria e indignidad de los seres humanos. Culparán a sus antepasados por tolerar esta condición inhumana de una manera masiva…”

viernes, 30 de noviembre de 2007

Confusiones lingüísticas


Ecuatoriano: Señor, tendría la amabilidad de pararse.
Monde: Claro, claro pero parado estoy.
Ecuatoriano: Caballero, no sea malito, y párese.
Monde: Señor, le digo que no me estoy moviendo.
Ecuatoriano: Señor, que le levante, no más.
---> Pararse = levantarse

Ecuatoriano: Señor, usted lo que necesita es un ojo mágico.
Monde: Tranqui, que con los dos que tengo me es suficiente.
Ecuatoriano: No señor, ahorita se sentiría más seguro en su casa si tuviera un ojo mágico.
Monde: Si, ¿no? De estos que atraviesan la ropa…
Ecuatoriano: Con el ojo mágico podría ver la gente que llama a su casa
---> Ojo mágico = mirilla de la puerta de la casa

Ecuatoriano: Señor, no me friegue durante un rato que estoy ocupado.
Monde: No sé qué te voy a fregar, si no te he ensuciado nada. Ya lo fregara usted cuando se desocupe
Ecuatoriano: De verdad, no me moleste…
---> Fregar: molestar

Ecuatoriana: Venga Borjita, lo mejor es que vaya a buscar el carro.
Monde: Bueno nena,se que estamos en Ecuador, pero en carro no llegamos nunca. Mejor pillemos un taxi
---> Carro: coche

Camarera ecuatoriana: Señor, ¿qué desea para comer?
Monde: No sé, ¿qué me recomienda?.
Camarera ecuatoriana: Señor, ¿tengo un chocho estupendo?
Monde: Upsss… señora no lo dudo, pero no cree que es usted un poco atrevida
Camarera ecuatoriana: No sea malito y pruebe mi chocho, no se arrepentirá.
Monde: Me ha visto cara de necesitado o qué…
---> Chocho: Especie de maíz aplanado

Ecuatoriana: jajaja, es usted un chico del putas
Monde: Pero qué putas ni qué leches, que no soy de los que piensas
---> Del putas: persona cojonuda

Ecuatoriano: Borja, ¿pareces un poco abombado?
Monde: Será por los manjares que me meto no te fastidia, pero si aquí he adelgazado.
---> Abombado: aburrido qué abombe: qué aburrimiento

Ecuatoriano: ¡Qué pleno!
Monde: ¿Qué pasa?, ¿qué ya tienes bingo?
---> ¡Qué pleno! = ¡Qué guay!

Ecuatoriano: Hombre Borja, qué elegancia que vas de terno
Monde: ¿Terno?... no hombre hoy de binario, ¿no ves?...uno,dos…uno,dos….
---> Terno: traje
1.Dame soledad y cambiaré el mundo, por Luis Felipe Comendador
2. Porque me conviene, por Luis Felipe Comendador

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Toros en la fiestas de Quito

El 5 y 6 de Diciembre son oficialmente las fiestas de Quito, aunque a partir de este viernes empieza toda la serie de actividades organizadas. Desde hace años, la popularidad de las corridas de toros es muy grande. Hasta tal punto de ser una evento al que la mayoría de la gente económicamente pudiente asiste.

No todos están de acuerdo en que las corridas de Quito deban ser el elementro central de las fiestas ecuatorianas de Quito. Primero, por el hecho de no ver en la matanza de un toro un espectáculo a celebrar y segundo porque no ser de tradición ecuatoriana sino llegado hace años por intereses empresariales.

Uno de mis compañeros españoles, Kai, junto a su ONG "PRODH" (Por los derechos humanos) han realizado un vídeo sobre el tema.

Yo colaboré haciendo las entrevistas en la calle a personas que asisten a las corridas.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Viaje en busca de la coherencia

Una de las razones por las que este proyecto me atraía tanto era el hecho de conocer los valores y el modo de vida que se desarrollan cuando los recursos que tienen las personas son menores y el consumo no es parte tan fundamental de sus vidas. Así, de algún modo, ir encontrando la coherencia con la que guiar nuestros caminos para luchar por un mundo más justo.

En relación a eso, hace un mes experimenté una anécdota curiosa. Íbamos en un todo terreno con una familia que nos estaba enseñando pisos. El matrimonio se dedicaba entre otras cosas a la inmobiliaria. Haciendo negocios de compra-venta con extranjeros y básicamente llevándose comisión de todo lo posible. La hija tenía 13 años y estaba en una especie de colegio que tenía cierta relación con NNUU, así cuando se enteró de que nosotros estábamos trabajando allí, nos empezó a soltar un rollo político increíble. Nos empezó a hablar de que era una partidaria fuerte por el ahorro y el reciclaje para luchar contra el cambio climático y que era muy pesada con todos sus compañeros porque había que luchar contra él. Nosotros, nos quedamos sorprendidos por su capacidad dialéctica aunque con tanto pijerío como el que habíamos ya visto nos resultaba algo extraño. He aquí la cuestión, cuando seguimos hablando y jugando con un muñeco que tenía en la parte de atrás del coche y su madre la pregunta:

- Hija, ¿les has hablado de tu colección de más de ciento cincuenta barbies? -

¡Apaga y vamonos! Se me cayó el mito y me recordó la idea del viaje en busca de la coherencia. Qué sentido tiene que esa niña le diga a su compañero: - No tires papel en el contenedor normal porque hay que reciclar -, cuando ella se compra entre otras cosas más de ciento cincuenta barbies. Acaso, fabricándose no se contamina, no se consumen recursos, etc a lo tonto. Nos llenamos la boca hablando de ideales medio ambientales pero sin embargo no vemos, o no queremos ver que con nuestro consumo desorbitado está como desgastamos mucho más nuestro planeta.

Es como si inventáramos un cuento en que la chica de las 150 barbies le dijera a un niño que vende caramelos por la calle para conseguir algo de “plata” para su casa y el cual se está lavando la cara en una fuente:

- Ey chico, cierra el grifo de la fuente mientras no te lavas, que gastas agua.

Bueno y sus 150 barbies, ¿no gastan mucho ciento cincuenta veces más que su chorro de agua?

Lo mismo podría aplicarse a ciertas conductas internacionales.

Pongamos que hablamos de Kyoto…

Pongamos que hablamos de EEUU…



viernes, 23 de noviembre de 2007

One world One promise

Estos días ando bastante ajetreado con el plan interagencial de emergencias en caso de desastres entre las agencias de Naciones Unidas. De ello se encarga una persona de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios y me ha pedido ayuda para estar en todas las reuniones con las instituciones. Tengo muy buena relación con él y es una gran oportunidad para ver cómo funciona cada agencia y cómo reaccionaría en caso de emergencia. Además del trabajo técnico que estoy haciendo con el diseño de una página web, logo, sistemas de información… tengo la oportunidad de tener muchas reuniones de aspecto político, lo cual a mi me encanta.

Sin embargo, ayer y hoy he podido sacar un hueco y he participado en un taller de voluntariado en el que participaban personas de diferentes organizaciones de voluntariado. Entre todas ellas nos habían invitado a UNV. Tenía ganas de asistir porque se hacía en la sede de scouts de Ecuador. Llevé mi pañoleta por si acaso. Llegamos pronto y entré en la tienda scout que tenían. Hablando con el encargado, le comenté que era scout y me dijo que él había creado un grupo scout nuevo este año con más de 100 personas. Hablamos sobre colaborar de algún modo y me ofreció acompañarles este sábado en su reunión. Eso era chévere, porque además de conocer cómo viven aquí los scouts tenía ganas de integrarme con gente ecuatoriana de todas las clases. Ya que en NNUU, como ya comenté, estamos con gente principalmente con gente extranjera. Le dije que mi experiencia y lo que a mi me gustaba eran los chavales mayores. Se le iluminó la cara, ya que me explicó que sus rovers (chavales entre 17 y 20 años) estaban solos este fin de semana y que todos eran nuevos. Así que sería chévere que les hablara de cómo trabajábamos en España y les diera ideas para el nuevo clan. Si además de ello pudiera venir más días sería cheverazo. A mi me encantó la idea. Poder transmitir a rovers ecuatorianos las tradiciones de mi grupo scout y sobre todo, el hecho de tratar con chavales ecuatorianos e intentar cambiar a mejor aquellas cosas que nos les gusten de su entorno. Es una gran idea, y mañana sábado empiezo. Si funciona, creo que voy a aprender mucho con este proyecto e intentaré enseñar lo que pueda.

La cosa terminó redonda cuando me comentaron que este fin de semana es la conferencia interamericana de scout y se celebra en Quito y que me invitaban a ir de acampada con los 800 scouts que se iban a congregar. Bufff, ¡¡PLANAZO!! Veamos cómo deviene todo.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Reunión con el coordinador residente y todos los jefes de agencias

Este martes pasado, asistí a una reunión con el coordinador de las NNUU en Ecuador y los representantes de todas las agencias. Tuve la suerte de que en ese momento acababa de crear el logo del grupo UNETE (United Nations Emergencies Team Ecuador) y estaba estableciendo las líneas generales de la nueva página Web del grupo de Emergencias, por lo que me ofrecieron tener un espacio para exponerlo, así como los objetivos que pretendía cubrir dicha página.
Fue un gran reto tener la oportunidad de tener un espacio de tiempo de exposición delante de todos los jefazos, cuando reuniones como esa hay dos o tres máximo cada año. Me vestí en traje para, aunque fuera el más joven de la reunión, aparentar cierta “presencia”. Momentos antes pensé en si me pondría nervioso hablando delante de estas autoridades. Empecé a intentar recordar si alguna vez me habían presentado y había tenido que hablar delante de gente que ocupaba cargos tan importantes. Curiosamente, lo primero que recordé fue momentos que había pasado en el conservatorio junto a mi profesor Diego. Muchas veces, en sus clases, conciertos o cursos, de repente, me presentaba a artistas de una talla excelente. Quizá a algunas de dichas personas les conocieran sólo unos pocos y probablemente no muchos lo/a consideraran una autoridad. Sin embargo, me infundían un respeto tan grande que me era imposible decir palabra. Me limitaba a escuchar. Era como si cada palabra que les oyera se me quedara grabada y en la vuelta a casa fuera saboreando y reflexionando lo que habían estado hablando. Ese respeto provenía de lo que significaba esa persona, del trabajo que había realizado, de la coherencia, belleza y sabiduría que desprendían sus palabras. También como no, de lo que Diego me había enseñado sobre ellos.

Llegué a una breve conclusión, que el respeto y nerviosismo que debía tener dependía fundamentalmente de la categoría de las personas a las que iba a hablar y muchas veces no tanto de su cargo, ya que a veces no llega más arriba políticamente el que más sabe. Así que, como la ignorancia es la madre del atrevimiento, y realmente las caras de esas personas no las asociaba con nada, me levanté y solté mi breve retahíla ensayada. La reunión siguió, con más gente explicando el plan de emergencias. Acabó y me fui. Nadie me dijo nada. ¿Será buena o mala señal? En fin, sigamos a lo nuestro.

viernes, 16 de noviembre de 2007

¡¡Teeeerreeeeemooooootttttooooooooo!!

Eran las 10:10 de la noche. Mi compañero de piso y yo estábamos sentados juntos en el salón.Acabábamos de cenar. Yo estaba sentado intentando sacar una canción con la guitarra cuando de repente mi compañero me dice: ¿Lo estás notanto?. Reina un silencio absoluto. Cuando levanto la mirada de los trastes, veo que la casa se balancea. Las plantas, la mesa, el salón todo lleva un vaivén. Nos miramos.
-"¡¡Ostias!!, un terremoto! - -¡Joder tío!, se me han puesto los pelos de gallina- decíamos.
Nos callamos. No se oye ningún ruido. Únicamente el vaivén del salón. Las plantas se están marcando una salsa sabrosona. Pasan 10 segundos y parece que para, aunque las plantas siguen meneándose. El sismo ha sido relativamente pequeño, pero es el primero que los dos notamos en nuestra vida. Debo decir que estábamos emocionados. Llamamos a todos nuestros colegas en el Ecuador, para comprobar cómo se ha sentido en otras ciudades. En Guayaquil, en la costa, la gente ha salido fuera de los edificios. Nuestro amigo mejicano que vive allí, nos comenta que él está acostumbrado en Méjico pero que éste lo ha vivido intensamente. Afortunadamente parece que en todos los lugares, a pesar de la excitación reina la calma.
Como no tenemos ni tele, ni radio, ni internet no sabemos dónde habrá sido el epicentro ni qué habrá pasado. Dado que estoy en el grupo interagencial de emergencias de NNUU escribo mensaje a mis jefes y a gente que trabaja conmigo. Resultado: Nadie me contesta el mensaje. Joder, como para una emergencia...
Hoy por la mañana, me llegan los informes del geofísico y leo en el periódico los datos. El epicentro fue en la frontera de Perú y Ecuador, metido en selva amazónica y de una intensidad de 6,7.
Lo mejor de todo, que pasada la excitación producida por este fenómeno natural, parece que no ha habido ningún daño.

Un sismo de 6,7 grados en Morona Santiago
Instituto geofísico Ecuador

martes, 13 de noviembre de 2007

Desencuentros


Dado que en casa no tengo internet, me encuentro aislado de los acontecimientos externos durante el fin de semana. Lo cual, a veces no viene nada mal.
Sorpresa mayúscula ha sido cuando al llegar el lunes leí la noticia del desencuentro diplomático producido en la cumbre iberoaméricana.
Los e-mails entre las personas españolas que nos encontrábamos en Quito no cesaban, aportando nuevos artículos de diferentes corrientes ideológicas.
Aquí, las opiniones son contrastadas y muchas veces radicales para un lado o para otro. Aunque viendo también los medios de comunicación, no difieren mucho.
Desde mi punto de vista, cuanto más he leído acerca del suceso más confuso y controvertido era para mí establecer un juicio razonado. Y he llegado a varias conclusiones.
Primera: Que es preciso conocer y ahondar mucho en la reciente historia y situación económica-social latino-américana. Tanto en sus actuaciones, como en la de los factores externos. Ya que en gran medida el intervencionismo estadounidense y europeo ha marcado y marca el rumbo de suhistoria y situación. Por lo cual, me he sentido en un mar de información en el cual es preciso bucear y no ver únicamente desde la avioneta el color que toman las aguas.
Segunda: Lo poco que me quedó claro, es que las formas con las que tanto Chavez como el Rey actuaron no fueron las ídóneas. Y mira que viendo al rey diciendo aquello, me quedé super sorprendido.
Tercera: Mucha gente y muchos medios opinan sin ahondar en nada. Algunos opinan incluso sin haber visto el vídeo o sin saber a qué vino ese desafortunado desencuentro. Aunque en verdad, vienen adiestrados por su medio de comunicación favorito. Los cuales juzgan el acto superficial del "Por qué no te callas" en base a su corriente ideológica. Sin reflexión alguna, acerca de las causas. Sin punto medio, en el que calibrar los sentimientos y actuaciones de uno y otro.
Cuarta: Cuando estás en España, en abundantes ocasiones nuestro parecer viene marcado únicamente por dos corrientes mayoritarias. Las que vulgarmente se identifican con "derecha" (PP) e "izquierda" (PSOE). Mientras ojeaba los diferente medios de los dos lados del charco, me debatía leyendo los argumentos de las corrientes de la "izquierda" latinoaméricana y de aquellas de "la izquierda" española. (Esto de conceptualizar dichas corriente igualmente en izquierdas se que es una barbarie, pero para resumir brevemente). De vez en cuando, leía las opiniones vertidas en España por el partido Popular y me quedaba anonado. Como si vinieran de otra galaxia. Como si vivieran en un mundo que sólo ellos quieren ver. Como si la realidad les perteneciera. Veía a aquellos burros y caballos que tienen en la cabeza ese casco que sólo les deja ver el camino por el que el jinete les guía.

Para recordar, en un futuro el incidente aquí dejo opiniones encontradas

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=58865

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Rey/Chavez/callas/elpepuintlat/20071110elpepuint_13/Tes

http://www.thepeoplesvoice.org/cgi-bin/blogs/voices.php/2007/11/12/jefe_no_electo_democraticamente_del_esta

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Duras/criticas/Chavez/Kirchner/empresas/espanolas/elpepuint/20071110elpepiint_6/Tes

http://www.abc.es/20071112/opinion-editorial/leccion_200711120314.html

http://www.elcomercio.com/solo_texto_search.asp?id_noticia=98099&anio=2007&mes=11&dia=13

http://www.elmundo.es/especiales/2007/11/espana/videos_chavez/

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Chavez/acusa/Rey/pasividad/intentona/golpista/2002/elpepuint/20071111elpepuint_1/Tes
http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=&t=55956

sábado, 10 de noviembre de 2007

E-mail a nuestros compañeros

Entre los compañeros voluntarios que están repartidos por el mundo, tenemos una red en la que nos escribimos e-mails contándonos nuestras andanzas. Junto a mi compañero de piso decidimos mandar un e-mail a nuestros compatriotas algo original. Ahí va lo que escribimos. Por cierto, la foto expuesta es el cuadro que tenemos colgado en nuestro salón ;).
---------------------------

'Sólo en determinados momentos de la historia, la casualidad entrelaza de manera inédita los destinos de ciertas personas. En Quito, 2850 metros más cerca de las estrellas, los astros reflejan su brillo de manera especial en las ventanas de un edificio. Desde allí, un noveno piso, sorteando el ruido y el bullicio de la gran urbe, fluye música celestial…'


Chunda, chunda, chunda, chunda, bum, bum ,bum,bum,chunda,chunda,chunda,chunda...


Joaquín: Pero tío, baja ya esa música, ¿es eso lo que quieres poner en nuestra Guachipichi?

Borja: Que noooo, se dice Guashipichae, que en Quechua significa, fiesta de bienvenida
Joaquín: Si, si, mucha fiesta de bienvenida pero estaría bien que comprásemos antes unas sábanas, que ya vale de dormir en saco, ¿no?
Borja: Claro, claro, como el señorito quería comprarse antes un par de plantas de metro y medio…
Joaquín: Pues bien que te gustan y las mimas cuando entras en casa.
Borja: Si bueno, eso era antes de que perdieran 50 hojas al día. Que no nos van a aguantar a fin de mes.
Joaquín: El que no va a llegar a fin de mes soy yo. Que todo aquí es carísimo.
Borja: Ya te digo. Nada parecido a lo que pensaba. Aún no me creo que el salario mínimo sea de menos de 200 dólares. No me explico como puede vivir la gente con los precios que tiene Quito.
Joaquín: También es cierto que vivimos como en Europa. Piso nuevo, centros comerciales, gente con economía holgada…
Borja: Lo cierto es que entre medidas de seguridad y demás historias, desde el principio te hacen vivir como en una burbuja. Si sigues una vida rutinaria de ir al edificio de las NNUU, compras, sales con gente extranjera y ecuatoriana con plata, llega un momento que te preguntas qué coño hacemos aquí. El mundo en que nos movemos a diario parece es bastante occidentalizado.
Joaquín: Sí pero la realidad es bien distinta. A poco que pinches la burbuja y salgas un poco te das cuenta de la desigualdad y que la mayoría de las personas viven en la pobreza. En el caso histórico te encuentras a muchos niños pidiendo en la calle, la violencia de género está a la orden del día y mucha gente debe establecer su propio hogar en zonas peligrosas y paupérrimas.
Borja: Quizá el hecho de trabajar en el edificio de las NNUU en una oficina, y no en proyectos de campo, hace que a veces estemos algo lejos de la realidad y no nos permita tener una experiencia humana más cercana a cómo vive la mayoría de la gente y a conocer la cultura ecuatoriana más tradicional.
Joaquín: Sí, pero no nos podemos quejar, yo en verdad estoy contento. El hecho de que tengamos implicación directa en algunos de los proyectos e incluso poder de decisión, me parece hasta más interesante que trabajar por ejemplo en una comunidad indígena.¿Tú qué crees?
Borja: Hombre, todo tiene sus atractivos. Siento que mi experiencia va a ser muy enriquecedora pero creo que no me va a cambiar tanto como pensaba. Sin duda, no es tan impactante y chocante como supongo podría ser vivir en Burkina o vivir en medio de un arrozal ;).
Joaquín: ¿Has leído los emails del resto?
Borja: Si tío. Qué bueno leerlos. Cada experiencia es un mundo
Joaquín: Sí, a pesar de encontrarnos en el mismo proyecto, la verdad que las diferencias son muy grandes.
Borja: ¿Y en cuanto a las fiestas crees que habrá tantas diferencias, con respecto a los demás países?. Porque espero que la de este viernes aquí, sea tremenda.
Joaquín: ¿La de los UNITeS? Habría que preguntárselo. Incluso podríamos invitarles. Aunque no creo que llegasen a tiempo.
Borja: ¿Y tú crees que llegarás?
Joaquín: Ya sabes que en UNIFEM estamos en plena campaña de los 16 días de activismo contra la violencia de género. Y que estos días estamos a full, como dicen los ecuatorianos.
Borja: Te veo muy concienciado con el tema. Llevas 3 semanas dándomela todos los días con tu trabajo.
Joaquín: Joder, lo que estoy es motivado. Lo de de negociar con las cadenas de televisión, hacer spots publicitario, diseñar campañas de concienciación y llevar los temas de comunicación en varios proyectos… Además el tema de relaciones públicas con personajes interesantes me gusta mucho. Como si tú no me hablaras de tus emergencias dichosas.
Borja: Buff, vaya tres semanas que llevo de reuniones con instituciones. El hecho de trabajar en un equipo interinstitucional de emergencias hace que no trabajes para ninguna institución y a la vez para todas. En principio mis tareas no estaban muy definidas, lo cual fue algo frustrante, pero con el tiempo y a base de muchas ideas sabes que me está saliendo curro. Lo cierto es que cuantas más responsabilidades y tareas me dan, es cuando más me implico y me empapo de todo. Me toca ir a bastantes reuniones representando a NNUU en temas de emergencias y es una responsabilidad y un orgullo de la leche. Luego aparte, me dedicaré a implementar tecnologías de la información para informar a las instituciones de los riesgos de las amenazas que hay en Ecuador. Los volcanes, inundaciones…
Joaquín: bla, bla, bla…
Borja: Pero mamonazo, aún no te das cuenta de que Quito está en un valle rodeado por volcanes. El Pichincha se ve desde nuestra ventana y tiene unos 4680 metros, creo.
Joaquín: Cómo no lo voy a saber, si me lo coroné el sábado pasado con Kai. A ver cuando lo subes tú. Te van a encantar las vistas de los valles por donde crece la ciudad de Quito.
Borja: ¡Qué perro! No me esperasteis.
Joaquín: Todo lo contrario. En verdad pensamos en ti, y decidimos que lo vamos volver a subir para hacernos una “jumping Picture” contigo en la cima.
Borja: Qué grande sois. ¿Qué pasa, que te molan las que tenemos ya aquí hechas en Ecuador y quieres repetir?. Pero te digo que me encantaría que los Unites en otros países se hicieran “jumpings” en lugares curiosos e impactantes o con gente de aquellas culturas y me las enviaran. Los negritos de Burkina seguro que saltan que lo flipan. Las podrían ver en: www.jumping-pictures.blogspot.com ;)))
Joaquín: Ja, ja,ja…eres un publicista pésimo. Te ha sentado mal la selva. Por cierto, ¿qué tal fue? Borja: ¡Vaya 3 días! En el amazonas con Paula y con Jose, andando por la jungla, bañándonos en ríos con un paisaje paradisíaco, durmiendo en cabañas y conociendo parte de la cultura de las familias indígenas. Por cierto, no sabes la cantidad de remedios y de cosas que se pueden hacer con las plantas que nos encontramos por el camino.
Joaquín: Algún remedio necesitaba yo para aguantarte aquí en la casa. Anda, ponte un flor de caña y a mi otro.
Borja: Marchando… ¿Hago trabajar a nuestra licuadora?
Joaquín: Claro, claro… y “no seas malito”, y ponle un par de limas.
Borja: Hablando de frutitas, los que los están flipando son Víctor Hugo y Ester, en Pomasqui, allá en las afueras de Quito.
Joaquín: Papayas, tomates de árbol, guanábana,…. Por tener, tienes hasta llamas.
Borja: Hablando de llamar, ¿les damos un toque?
Joaquín: Deja el móvil que a alguno ya se lo han mangado. Esta ciudad no es tan segura como pueda parecer.
Borja: Bueno tío, ¿nos vamos o qué?.
Joaquín: Si venga, que nos están esperando. Ya seguiremos con esta conversación.


Quito
Conexión JB

jueves, 8 de noviembre de 2007

Camino a la selva amazónica

Jueves noche. Lo que habíamos planeado como una cena para las dos coordinadoras de voluntarios de las Naciones Unidas se había convertido en una fiesta para quince personas. Hicimos trabajar a nuestra licuadora, y los jugos se mezclaban con el ron latino de un modo sabroso, sabrosón. Salimos a la mariscal, la zona de fiesta más conocida de Quito. Desgraciadamente, alrededor de las 4 de la mañana, siento dejar el grupo y me voy para el piso. Al día siguiente tenemos excursión. Al llegar a la puerta del edificio me encuentro a los distintos guardias de nuestro edificio juntos en la puerta conversando. Me invitan a charlar con ellos. A pesar de que en menos de tres horas debía levantarme podía considerarse un desprecio no aceptar al menos cinco minutos la invitación. Llevan una conversación alegre y muy abierta lo que me anima a participar activamente. Pronto me ofrecen probar su pócima mágica para aguantar esas noches en vela. Me enseñan con orgullo las botellas que ya se han bebido. Lo que me ofrecen es probar un poco de la quinta botella de chupito que llevan. Nuestra conversación da para un próximo post. Cuando me quiero dar cuenta e irme son más de las cinco. Mierda, voy a dormir una misera hora.

La experiencia es un grado, y los scouts me han enseñado a hacer una mochila utilizando el mínimo número de neuronas a disposición en el momento. Así que a las siete de la mañana, intento reflexionar sobre lo que debería llevar para pasar 3 días en la selva. Joder, en la selva, mierda… ¿Pantalones largos o cortos?¿Camiseta corta o larga? ¿Botas?, ¿chanclas?, ¿sandalias?... En fin, lo que me habían recomendado de llevar una mochila pequeña, acaba convirtiéndose en la mochila grande y con todo lo que había dudado. “El hombre está condenado a la libertad de elegir” dijo Sastre. -¿Por qué no tomarnos la libertad de elegir todas las opciones?- pensé con mi empanada mañanera.

Con Paula y Jose, salimos a la estación. Allí hemos quedado con otras cinco personas, conocidas de Paula, que nos acompañaran en el viaje. Habíamos quedado a las ocho para salir en el primer autobus. Sin embargo, todas las demás personas llegaron tarde. Joder, el último ecuatoriano llegó a las 9:30 y llega con una pachorra… Y yo con mi horita de sueño y mi cara escéptica de empanado. Será cabrón… Qué paciencia, madre. Salimos a las 10:30 en autobús. El viaje duraba aproximadamente cinco horas hacia el oriente. Son conocidas las travesías autobuseras en Ecuador. Primero, por la belleza de sus paisajes. Y segundo, por la valentía y velocidad de los autobuseros conduciendo a toda leche por carreteras de mala muerte. Miré en el mapa. Y como me aparecían poquísimas carreteras, ya que íbamos por una marcada, supuse que no estaría del todo mal. Ay la leche, cuando veo que durante más de una hora, la carretera se convierte en un jodido camino de tierra. Al acercarnos a Tena, la ciudad de destino. Empezamos a vislumbrar los valles con vegetación tropical y selvática y empezamos a emocionarnos. Al llegar a Tena paseamos hasta llegar el hostal. Lo que más me gusta es contemplar de algún modo el tipo de ciudad que me había hecho a la idea de un país latino. Todo el mundo en la calle. La música del merengue y el requetón allá por donde fueras, mucha gente cocinando en el exterior, las puertas de las casas abiertas de par, de modo que podías ver la actividad de la gente de la casa. Y eso con suerte de que la casa tenía paredes. Ya que debido al calor y a los pocos recursos, vimos casas cuyos primero pisos no tenían paredes, a excepción del dormitorio. La cocina, el salón…se veía desde el exterior. Así, con ese calor húmedo tan intenso, podía correr el aire. Lo cierto es que antes incluso de bajarnos del autobús, no podíamos parar de sudar debido a la humedad. Incluso recién duchados, a la media hora, ya te empezabas a notar empapado por los sobaquillos.

El hostal en el que pasaríamos la primera noche estaba bastante bien. Tenía una vista espectacular y unas hamacas de película. La verdad, que lo de las hamacas allí es genial. En muchos sitios las tenían. Y es que con ese calor y el meneíto, uno se puede echar allí una siesta de pánico. Por la noche, salimos a cenar y a dar una vuelta. Cenamos un pescado llamado Tilavia, que se derretía en la boca. Buff, en esos sitios alejados de la riqueza y el turismo masivo las comidas son baratas y sabrosísimas. Después votamos a donde ir para tomar algo antes de acostarnos y coger fuerzas para la visita selvática. Salieron dos peticiones. Un sitio que tuviera música bailable y futbolín. Como podéis observar, yo estaba en mi salsa. Al final, no lo encontramos. Ya que lo único que veíamos era sala de billares y karaokes. No lo podía creer, pero el karaoke allí pega bastante fuerte y es surrealista. Entras en bares lúgubres y te encuentras a un par de tíos solitarios bebiendo chupitos melancólicamente en mesas separadas. Y de pie, otro fulano, no sé si borracho o no, pero cantando desvergonzadamente canciones merengonas pero con unas letras tristes para cortarse las venas. Como podéis suponer, la afinación era inexistente pero nadie parecía apreciarlo o más bien, la rutina y la costumbre hacían de ello algo soportable. Por descarte, entramos en una sala de billar. Si el esteriotipo no me falla, tal y como uno puede imaginar, la sala estaba lleno de tipos con cara de duros, música de requetón, una par de tipos dormidos apoyados en la barra del bar… La verdad que imponía. Y más, cuando éramos los únicos extranjeros en medio kilómetro a la redonda. Entré el primero e intenté poner esa cara de vaquero solitario, que empuja las puertas correderas del aquel bar de mala muerte.- Ey chicos, adelante, no tengan miedo -. En fin, qué cara de gilipollas debería tener.

Al día siguiente, marchamos con nuestras mochilas hacia la selva. El todoterreno nos dejó a la entrada de un puente que había realizado la cooperación española. Era como la entrada a la selva. Cruzaba el río Napo. En ese momento recordaba los fragmentos que recoge Eduardo Galeano en “Las venas abierta de América Latina” de Cristóbal Colón o Américo Vespucio a su llegada a ciertos lugares: “[…]Los árboles son de tanta belleza y tanta blandura que nos sentíamos estar en el paraíso terrenal[…]”. También recordaba la maravillosa dedicatoria que me escribió el negro cuando me regalo dicho libro: “Para que te ayude a comprender tu nueva experiencia. Porque aún no te has ido y ya estoy deseando recibir tu primer correo. Porque haces que tus experiencias de la vida sean también un poco mías. Nos vemos en Quito….”. Es curioso como la distancia geográfica que me separa de mis raíces afecta proporcionalmente a los sentimientos con que leo las palabras que me escriben las personas que más quiero. A pesar de que apenas he podido contestar a los e-mails recibidos, cada vez que me llega un e-mail de un amigo o familiar, se me encoge el corazón de manera especial y me anima enormemente a seguir mi día a día… ¿Por donde andaba? Ah sí, cruzando el puente de entrada al paraíso terrenal ;). A veinte minutos recorriendo senderos por la densa vegetación, llegamos a las cabañas donde dormiríamos aquella noche. La verdad que últimamente he oído hablar bastante del ecoturismo, y viendo aquellas cabañas más me convencía de la gran opción que es. Una vez, ubicado marchamos a hacer nuestra primera marcha de tres horas por la selva. Equipados con unas botas de goma (es lo que se utiliza para andar por la selva), la cámara de fotos y el repelente de mosquitos marchamos. Nuestro guía nos iba explicando las plantas, frutos y diferentes insectos que encontrábamos. Es impresionante escuchar todo lo que se puede conseguir de la selva. Frutos, que por dentro tienen como semillas que aplastándolas se utilizan como pintura corporal. Plantas con toda clase de propiedades medicinales. Lo cierto es que vimos por allí hasta una planta de Marihuana (aunque era plantada por ellos). Hormigueros, los cuales, si los golpeabas un poco te salían las hormigas guerreras, que medían casi como dos uñas seguidas (las hormigas limón). Termiteros enormes alrededor de un árbol. El guía les cortó parte de su casa y a la hora ya lo habían reconstruido. Mil y una enseñanzas que surgían de aquella densa maleza llena de secretos.

Por la tarde, merendamos con una familia indígena. Estuvimos en su casa y comimos pescado y yuca. El contacto fue bastante frío y nos sentíamos totalmente turistas que pagaban por ver una familia. Al menos al final, conseguí mientras volvíamos hacia las cabañas hacerme amigo de los niños y conversar y jugar un rato con ellos. Para finalizar el día y después de toda la sudada que provocaba ese calor húmedo nos bañamos en el río. El sitio era increíble. Casi en el punto de cruce de dos grandes ríos, con el atardecer en nuestro horizonte y la vegetación selvática hicieron del baño algo sobrecogedor. Y lo mejor de todo, absolutamente natural. Unos niños indígenas llegaron poco después de nosotros y se bañaron cerca de nosotros. Las corrientes eran rápidas aunque no peligrosas lo que le daba al baño aún mayor emoción.

Poco después cenamos y nos fuimos a dormir. De algún modo, al estar en la selva, mi subconsciente llevaba consigo muchas medidas de precaución y miedos aprendidos en películas o en advertencias dadas antaño. Así que al llegar a mi habitación revisé todo hasta él último milímetro. Me encontré una mariposa con alas de casi 10 cm, ¡qué susto me dio la jodida!. Una vez expulsada, me metí en la cama y tenía que colocar la mosquitera de tal modo que en ningún punto de la cama pudiera quedar ningún hueco. Después de bastante esfuerzo, me tumbo en la cama y de repente veo salir de la pared de mi habitación y salir por la puerta un escarabajo enorme. Joder, joder, joder… Lo que faltaba. Vuelvo a revisar la mosquitera por si acaso y me acuesto. De repente me doy cuenta que hay tormenta y empieza a haber muchos relámpagos. Mierda, no he corrido las cortinas. Buff, desplazó un trozo de mosquitera y salgo. Como no había luz eléctrica y había apagado la vela empecé a palpar en la oscuridad. Es decir, lo peor que puedes hacer si estás neurótico ante cualquier movimiento u objeto sospechoso. Y de repente, después de mucho palpar, me di cuenta que mi habitación era una que no tenía cortinas. En fin, ya no había tiempo de lamentarse. Me metí en la cama y la tormenta se hace más fuerte, de modo que cada vez que caía un relámpago se iluminaba mi habitación y vislumbraba la silueta de la naturaleza en el exterior. Si hay momentos en la vida para empezar a rezar, ese era uno de ellos. A esto le podíamos añadir, la tan espiritual y sonora música de la selva. Lo cierto es que de algún modo, era bonito mantenerse en silencio y escuchar los sonidos pero no me podía imaginar el volumen sonoro de dicha sintonía. Es increíble la intensidad sonora que provocan todos los integrantes de la selva por la noche. Gracias al cansancio acumulado, al poco tiempo caí rendido y no me desperté hasta que me llamaron a la puerta.

El domingo, hicimos una ruta por la selva pero esta vez ascendiendo el curso de un arroyo, el cual tenía bastantes cascadas en el camino, las cuales debíamos escalar. Fue muy atractivo y los paisajes excelentes. Para finalizar nos bañamos en una poza, la cual en la parte de arriba tenía una especie de jacuzzies naturales.

El viaje y la experiencia habían merecido mucho la pena y nos marchamos al atardecer en un autobús. Pensé que el viaje sería tranquilo como en la ida, con la mala suerte de que me tocó el asiento número dos. ¿Qué significaba eso?

Los autobuses tienes los sitios reservados para aquellos que compran los billetes con anticipación pero si alguien quiere coger el bus por el camino, puede subirse aunque debe estar de pie. Con lo cual mucha gente va de pie en el autobús. Aunque el trayecto dure cinco horas. Y además en la parte delantera, hay como una especia de colchoneta donde pueden sentarse los más posibles. Mi asiento tocaba justo pegando a dicha colchoneta. La gente que entraba y sentaba allí olía fatal, escupía en el suelo, total… una delicia. Me creí afortunado, ya que a la hora se bajaron todos los de la colchoneta e incluso pude subir los pies y estirarlos. Mucho creí, cuando al poco rato llega una hornada de chavales vete a saber de donde venían, húmedos y oliendo a…en fin. Una de las personas que estaba de pie, tenía prácticamente el culo apoyado en mi cara y la colchoneta que estaba delante de mi se encontraba petada. De tal modo, que la gente tenía apoyados sus brazos en mis rodillas. Joder, el punto fatídico fue cuando me aparté un segundo para dejar un libro, y otra de las personas de la colchoneta se había estirado y tenía todo el brazo apoyado en mi apoyabrazos. Revisemos la situación, tenía en mi rodilla un brazo apoyado, mi apoyabrazos ocupado, un culo en mi cara y un olor lamentable. Díos mío, Dios mío porqué me has abandonado. Pensé que no era momento de abandonar mi ateo-agnosticismo tan fácilmente y decidí combatir el momento. Mi cuerpo está aquí, pero mi mente debe estar en otro lado. Difícil, cuando al lado de tu cerebro tiene un culo amenazando tu distancia de seguridad.

En fin, poco a poco se fue desalojando el autobús y la situación volvió a cauces más tranquilos. Pudiendo reflexionar y recordar la maravillosa naturaleza conocida.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Desde la selva amazonica

Desde un pequeño hostal adentrado en la parte ecuatoriana de la selva amazonica mando saludos para España. ;)))
Mañana nos adentraremos en ella. Espero que el calor y los mosquitos nos den tregua...
Besos

lunes, 29 de octubre de 2007

Dirección de casa

Se cumplen 20 días desde el comienzo de esta nueva aventura. Después de los siempre ajetreados primeros días, todo empieza a rodar. Se vislumbra, una vez caídas las ideas esteriotipadas traídas desde España, las directrices de este nuevo proyecto.

Quito es una ciudad alargada, situada en un valle del corredor andino. Mi piso se encuentra algo hacia al norte, a 15 minutos andando del edificio de las Naciones Unidas. Siguiendo esa curiosa relación geográfica-social, en el norte de la ciudad las zonas residenciales son más seguras, los edificios son mejores, hay más centros comerciales… En el sur, se encuentra el Quito más auténtico, más inseguro, más tradicional...
El departamento es de dos personas. Comparto piso con Joaquín, un chico madrileño que participa también en el mismo programa. Justo al lado de nuestro edificio, viven Paula y Jose, otros dos chicos españoles con los que vine. Desde el principio, intentamos conseguir un par de pisos lo más cercanos posible. Así, casi todos los días, nos visitamos para compartir nuestras dichas y desdichas, los nuevos descubrimientos, nuestras vivencias… Ahora estamos en la fase de decoración de la casa, con vistas a que en dos semanas haremos la fiesta de inauguración, o como aquí se dice “El Guachipichae”. Hay gente de NNUU que ya está impaciente y nos paran por el edificio para recordarnos que les invitemos. Llevamos dos semanas y ya somos tema de conversación ;)

Nuestra dirección es:


Borja Santos Porras
Edificios Santa Fe – Torre 1 – Departamento 95
Quito – Ecuador
Teléfono: 00593 23237086

Desde mi ventana, al ser un piso alto, puedo contemplar los días menos nublados el volcán Pichincha, sobre cuya falda se asienta la ciudad.

Muchas cosas tengo anotadas para empezar a escribir en el blog. A través de la escritura, adoptada como disciplina periódica, para además de compartir mis vivencias con aquellos a quien echo de menos, reflexionar sobre este mundo tan diferente y a la vez tan parecido.

jueves, 18 de octubre de 2007

lunes, 15 de octubre de 2007

Trabajo y piso

Ya estoy ubicado en piso o departamento (como llaman aquí) y trabajo.

Hoy ha sido mi segundo día de trabajo y donde hemos empezado a ver las líneas de trabajo que tomaré en estos seis meses. La verdad que he salido algo frustrado. Como ingeniero de telecomunicación me he esperaba algo bastante atractivo en cuanto a tecnologías de prevención de desastres naturales y lo que me he encontrado son otras espectativas. Estos dos primeros meses me encargaré de ponerme al día en cuanto a información, hablar con instituciones, actualizar y ordenar dicha información para ayudar a establecer un plan de Contingencia que debe estar en Diciembre y a partir de navidades realizar una página web con toda esa información.

La fotos son del primer día de contacto. A las afueras de Quito están construyendo un centro donde almacenaran la ayuda humanitaria y donde coordinaran la actuación en caso de emergencia o desastre. El pasado jueves me invitaron para conocer a la gente con la que trabajaría y para ver de cerca cómo transcurre dicho proyecto. Rodeando todo se encontraba un muro, el cual lo pintaban unos niños del barrio. Dicho niños estaban allí dentro de un plan de concienciación de los fenómenos naturales que hay en las escuelas.

martes, 9 de octubre de 2007

Viaje a la solidaridad del sur

Hola de nuevo:
Me conecto fugazmente para ver el reportaje que nos ha publicado hoy, o allí creo que será ayer ya, el 20 minutos. Se puede leer en la siguiente dirección:
http://www.20minutos.es/noticia/286799/0/universitarios/onu/valladolid/

Como se dice al final del artículo voy a colaborar con 20 minutos escribiendo en un blog y publicando periódicamente algún reportaje en el periódico.
Ya os comentaré la dirección porque aún falta que esté ubicado para finiquitarlo con la redacción del periódico.

Un abrazo a todos desde Quito,
Monde

lunes, 8 de octubre de 2007

Primer día en Quito

Escribo desde un ciber-café cerca del hostal en el que nos hospedamos. Son las 19:44 aquí en Quito y estoy reventado. A fuera es totalmente de noche y da la sensación de ser hora de acostarse. Creo que vamos a tener que ajustarnos al horario. Amanece muy pronto, sobre las cinco y pico de la mañana y anochece ya sobre las siete.

Ayer llegamos a Quito por la noche, después de cerca de 12 horas de viaje. No se hizo excesivamente largo. Comer un poco, ver una peli, jugar unos juegos (cada uno en su pantallita tenía juegos como los del ordenador para jugar, teníamos hasta el "quieres ser millonario"), leer las guías de Ecuador (regalo de los colegas) y empiezo animarme viendo fotos de una diversidad de paisajes increíbles y por último a dormir unas horitas...

Al llegar, nos espera una pareja de ecuatorianos para llevarnos al hostal que teníamos reservado, justo al lado del edificio de las Naciones Unidas. Nos hacen una introducción de la ciudad y del país. No podía evitar sonreír porque su acento parecía sacado de una telenovela. Bueno, sonrío sólo hasta que empiezo a notar que lo de respetar los semáforos en rojo por la noche no debe ser parte de la cultura quiteña.

Observo detenidamente las calles por las que pasamos. De algún modo, en españa intentaba hacerme una idea de qué me encontraría. Muchas veces los estereotipos te hacen imaginar cosas extrañas. De noche, circulamos por una avenida de una ciudad normal aunque con los edificos bastante descuidados. Serían casi las once de la noche y las calles estaban desiertas. Nos despedimos de la pareja que nos había tratado muy amablemente y nos vamos directamente a ducharnos y a dormir. En españa deberían ser las 6 o 7 de la mañana. La habitación era modesta. No había quien cerrara la cerradura, en vez de persianas teníamos una especie de visillos que no valen para nada una vez que a las cicno de la mañana empieza a amanecer, los grifos de la ducha son iguales, menos mal que uno tiene debajo un papel pegado a la pared que pone caliente ( y después de 10 minutos , lo corroboro, sale algo más caliente)... Critico un poco, pero en tono gracioso ya que eso era lo de menos. Sólo queríamos descansar.

Hoy los once voluntarios hemos visitado un poco el centro histórico de Quito. Fue espectacular esta mañana, al abrir la ventana y ver el valle en que se encuentra la ciudad y las montañas que lo rodean. Es un placer compartir con los demás voluntarios la adaptación a nuestro nuevo entorno ya que ha sido mucho más fácil. El centro histórico es, según dicen las guías, de la época colonial. Es bastante bonita. Especialmente aquellas calles empinadas que suben y bajan , con el fondo de las montañas que contornean el valle.

La verdad que no puedo destacar mucho de la ciudad como contenido estético. Lo que más me ha llamado la atención ha sido la gastronomía y la gente.

Al menos en el centro histórico de Quito, exiten mucha gente de origen indígena. Se hace por tanto, bastante extraño y exótico compartir las calles rodeado de gente con esos rasgos. Y de una raza mucho más bajita que nosotros (consecuencia de la mala alimentación), lo cual para un tío bajito como yo no viene nada mal. He hecho mil fotos a sus ropas, los niños, las costumbres...
Creo que hay mucho que aprender. A ver si pronto me compro un ponchito de última moda.

Respecto a la gastronomía lo que más destaca son las frutas tropicales. ¡Madre mía! Hoy he hecho un cursillo acelerado de sus nombres. Nos hemos bebido unos jugos (zumos) de diferentes frutas increíbles. Además costaban sólo medio dolar. Para comer, hemos comido en el mercado central. Los platos valían 1 dolar y parecían bastante apetecibles. Yo me pedí un mixto. Me trajeron cosas raras con patatas. Pensé que mixto sería un poco de todo. No lo acabé porque no me convencía mucho. Al final pregunté qué tenía aquello... Me dijeron que eran cueros con papas. ¿Cueros?.... Piel de cerdo, oreja, y todo lo que sobresales cocido y ahí metido. ¡¡Joder!!!. Mira que me encanta la orejita rebozada pero lo que me pusieron... ¡¡Buff!! Entonces me acordé del refrán "Allá donde fueres , haz lo que vieres" y ví como el resto, ninguno comía lo que yo había pedido. Bueno, habrá que ir aprendiendo poco a poco...

Lo dejo que vamos a cenar un poquito. Esta vez, pan con jamon york y queso que hemos comprado. Por hoy, fue suficiente. Tuvimos una aperitivo de lo que nos encontraremos. Me siento bastante desubicado. Se me hace raro ver los edificios coloniales, los indígenas en las calles y musíca merenguilla y salsera en algunas esquinas.

Mañana tenemos la formación y la toma de contacto con nuestros oficiales de programa. Tengo muchas ganas de empezar a trabajar.

Espero poder poner fotos pronto.

Un abrazo desde el ombligo del mundo,

Monde

sábado, 6 de octubre de 2007

Me voy, me voy, me voy....

Siento dejar el blog tan abandonado y no haber escrito lo acontecido en Madrid y en Bonn pero es lo que tiene tener qu1e dejar todo preparado y despedido en dos días.
Ahora a las 16:30 marcho para Quito. Escribiré a menudo, más aún cuando habrá novedades en cuanto al blog. El reportero Borja marcha al combate. Ya os contaré ;)
Un abrazo a todos y muchas gracias a todos aquellos que vinieron a despedirme.
¡¡¡Volveré!!!
Monde

domingo, 23 de septiembre de 2007

La aventura comienza

Me voy a Madrid y a Bonn al curso de formación.
Esta semana ha sido un no parar. Preparativos, llamadas, asuntos de última hora... Espero que todo salga bien.
Los próximos 10 días serán especiales.
30 personas , con los mismos objetivos y con ganas de aprender para, cada uno en su lugar correspondiente del mundo, realizar su labor.
Espero poder escribir algunas breves palabras durante los próximos 10 días.
El días 4 y 5 de octubre estaré en Valladolid y el 6 rumbo a Quito.
La aventura comienza.
No hay marcha atrás.
Estoy preparado.
Hasta pronto.

martes, 18 de septiembre de 2007

Primer aniversario de las Jumping Pictures

Al mirar el panel de los blogs, me he dado cuenta de que ayer fue el primer aniversario del archifamoso blog.... JUMPING-PICTURES.

Muchos se preguntarán cómo surgió esta "gran idea". Siento disentir con aquellos que piensan -"Y a este jodío freaky cómo se le fue tanto la pinza".

Lo cierto es que saltar en el aire y hacerte una foto no es algo original de por sí. Es algo que sale en miles de reportajes y ya lo hizo y con mucho éxito, el gran fotógrafo Philippe Halsman, del cual me considero admirador y humilde discípulo, en su libro Philippe Halsman's Jump Book. En el cual expuso 178 fotografías de celebridades saltando. Alguna de sus fotos son memorables, como la que aparece Dalí pintando en el aire. Sin embargo, no conocí a este fotógrafo hasta un mes y pico después de comenzar la andadura del blog. Algunas personas me dijeron -Ey Borja, hemos visto en el semanal un reportaje de un fotógrafo que también hace fotos de gente saltando- . Como dice el proverbio castellano "La ignorancia es la madre del atrevimiento", así que espontáneamente osé exclamar: -¡Qué cabrones, ya me han plagiado! - En fin, más tarde vi el reportaje y me comí los mocos. A pesar de todo, continuar el blog merecía la pena. ¿Por qué...?

Todo surgió en el viaje que realicé en agosto del año pasado alrededor de Europa con dos amigos polacos. Uno, mi gran amigo Tomasz, que fue mi compañero de piso en Baviera y otro Mishi, un amigo de Tomasz que yo había conocido cuando pasé la semana Santa en su casa, en Cracovia. Un día, charlando con Tomasz su habitación estuvimos viendo unas fotos suyas de un semestre que pasó estudiando en Japón. En una de ellas aparecía saltando en una playa. Me pareció una gran idea, ya que no lo había visto hacer hasta entonces. Cuando empezamos el viaje y estábamos en Holanda les sugerí hacernos una foto igual. El resultado fue un éxito. Ya que la foto era espléndida y sólo el hecho de realizarla fue motivo para unas cuantas risas. Llegamos a Londres y volvimos a repetirlo y ya decidimos que en todos los monumentos famosos por los que pasásemos nos debíamos hacer una jumping-picture. Era un espéctaculo de diversión fotografiarnos saltando en sitios famosos rodeados de todos los turistas. Cuando acabamos el viaje, teníamos unas cuantas, aunque 12 o 13 eran las que habían quedado mejor. No podíamos dejar de verlas de vez en cuando y soltar alguna que otra carcajada. Lo más triste llegó cuando tuvimos que despedirmos y esas fotos sólo quedaban ya como recuerdos de aquella maravillosa experiencia. A pesar de todo, se me ocurrió la idea de hacer una página web (lo cual era una pérdida de tiempo, con lo práctico que es un blog) con ellas para que cada vez que hablaramos por teléfono pudiéramos seguir examinándolas y continuar riéndonos contándonos de nuevo las aventuras.

Pasó el tiempo y empecé a enseñarles las fotos a mis amigos de Valladolid. Parecían bastante reticentes pero cuando probaban, nadie podía dejarlo. Así con Negro, Samu y Su empezámos a saltar en Segovia, siguió con los scouts, con mi familia por Italia... Se empezaban a acumular fotos en distintos lugares y con distinta gente. Una bola de nieve que ha ido creciendo y creciendo... así hasta tener más de 190 fotos originales saltando en el blog. Lugares increíbles como el Tibet, sobre bloques de hielo en Canadá, Japón, gran parte de Europa, China... y de las formas más inverosímiles como luchando en el aire, tocando un instrumento, surfeando,en pelotas, o con la familia con las herramientas de la labranza... La moda JUMPING se va poco a poco extendiendo. Hemos tenido hasta 100 personas saltando a la vez.

La verdad que más allá de la originalidad de las fotos o de mi afán coleccionista es de destacar la diversión que conlleva saltar y hacerse una foto. Un momento tedioso o de enfado, desaparece cuando la gente empieza a saltar para fotografiarse. Las fotos desprenden una alegría desbordante. Philippe Halsman decía: "En un salto, el protagonista, en una repentina explosión de energía, supera la gravedad. No puede controlar todas sus expresiones, su gesto en la cara y los músculos de sus miembros. La máscara se cae. La persona real se hace visible. Uno sólo tiene que atraparlo con la cámara."

He dicho antes 190 fotos, joder, hemos superado el Philippe Halsman's Jump Book. Y lo que queda... Lo mejor es que el nivel va aumentando de manera progresiva. No sólo hay paisajes excelentes sino que la originalidad, la composición de la escena... La estética Jumping está poco a poco mejorándose. Ahí entran mis planes de futuro. En los próximos meses en latino-américa extenderemos la moda y por supuesto, aquellos lugares que visite no fallara una pedazo Jumping. Y no faltarán seguro las de todo el mundo que me envía sus fotos. Supongo que en 6 meses habrá una nueva colección, más y mejor. Y llegaré el día que hasta puede que consiguieran ser dignas de exponerse... Eso sería increíble.

1.Marieta

sábado, 15 de septiembre de 2007

I love this game!!!

Hacía tiempo que no me entusiasmaba así viendo deporte en la tele. Y es que hoy viendo jugar a la selección española de baloncesto contra Grecia no he parado de temblar en los momentos difíciles. ¡¡Vaya partidazo!! Ver jugar a estos tíos evoca las mismas sensaciones que se vivían con otros grandes deportistas como Indurain o ahora con los grandes partidos de Rafa Nadal. Además de la gran calidad que tienen y el espectáculo que están ofreciendo, lo ejemplar es su espiritú de sacrificio y superación en todo momento. En algunos momentos llevado al extremo. En los momentos de tensión, todo el equipo únido lucha de manera espléndida y con una calidad sorprendente transladando al que lo ve un entusiasmo especial. Se vive aquello que hace grande el deporte.
Mañana la final. Como el partido llegue a los últimos minutos con el marcador igualado, a mi me da un ataque.
I love this game!!!

viernes, 14 de septiembre de 2007

Contra las patrias

En estos días, y coincidiendo con la noticia de la retirada de Josu Jon Imaz de la presidencia del PNV, he estado leyendo el libro de Fernando Savater titulado "Contra las patrias". Ha sido para mi una lectura reveladora e iluminadora en referencia a los problemas que entrañan el nacionalismo y el patriotismo. Así como el acercamiento a comprender un poco la situación de conflicto en el País Vasco.

Creo que el nacionalismo (tanto vasco, catalán,español...) es el cáncer de la política española. Es una doctrina política rancia, origen continuo de conflictos. Una doctrina que en mi opinión y en contra de lo que muchos radicales esgrimen, va en dirección totalmente opuesta de un futuro más participativo y libre.

Transcribo alguno de los párrafos encontrados en las palabras iluminadoras de F.Savater

"[...]Quien a estas alturas del siglo XX no tiemble aún al oír la palabra -nacionalismo- carece de la mínima sensibilidad histórica y nada aprendió de los dramas sangrientos vividos en los últimos ochenta años. Y la misma reacción debería suscitar la voz -patriotismo-, pues debe saberse que tal es la noble denominación que recibe el nacionalismo propio, mientras que el ajeno parece siempre obcecado chovinismo. Es preciso distinguir entre conciencia nacional y nacionalismo: la primera es una forma sana y hasta lúcida de identidad social, mientras que el segundo tiene un origen traumático y comporta agresividad, narcisismo y delirio persecutorio. O, para decirlo con palabras de Isaiah Berlin,-elnacionalismo nace por percusión, como resultado de un ataque o una proscripción. Nos hace nacionalistas quien niega nuestra identidad nacional, nos persigue por causa de ella o pretende imponernos la suya.[...]"

"Tendremos guerra mientras existan la ignorancia, las nacionalidades; mientras haya una religión y un clero. Combatamos sin cesar la ignorancia; combatamos el funesto principio de las nacionalidades; por mi parte yo no tengo país, todos los hombres son mis hermanos"
- Texto de otra fuente -

"Patria est, ubicumque bene est" (La patria está por dondequiera que uno esté bien) - Séneca

1.Imaz abandona la política
2.Josu Jon Imaz, por Álvaro Fernández Magdaleno
3.Fernando Savater, por Diego Fernández Magdaleno