sábado, 24 de noviembre de 2007

Viaje en busca de la coherencia

Una de las razones por las que este proyecto me atraía tanto era el hecho de conocer los valores y el modo de vida que se desarrollan cuando los recursos que tienen las personas son menores y el consumo no es parte tan fundamental de sus vidas. Así, de algún modo, ir encontrando la coherencia con la que guiar nuestros caminos para luchar por un mundo más justo.

En relación a eso, hace un mes experimenté una anécdota curiosa. Íbamos en un todo terreno con una familia que nos estaba enseñando pisos. El matrimonio se dedicaba entre otras cosas a la inmobiliaria. Haciendo negocios de compra-venta con extranjeros y básicamente llevándose comisión de todo lo posible. La hija tenía 13 años y estaba en una especie de colegio que tenía cierta relación con NNUU, así cuando se enteró de que nosotros estábamos trabajando allí, nos empezó a soltar un rollo político increíble. Nos empezó a hablar de que era una partidaria fuerte por el ahorro y el reciclaje para luchar contra el cambio climático y que era muy pesada con todos sus compañeros porque había que luchar contra él. Nosotros, nos quedamos sorprendidos por su capacidad dialéctica aunque con tanto pijerío como el que habíamos ya visto nos resultaba algo extraño. He aquí la cuestión, cuando seguimos hablando y jugando con un muñeco que tenía en la parte de atrás del coche y su madre la pregunta:

- Hija, ¿les has hablado de tu colección de más de ciento cincuenta barbies? -

¡Apaga y vamonos! Se me cayó el mito y me recordó la idea del viaje en busca de la coherencia. Qué sentido tiene que esa niña le diga a su compañero: - No tires papel en el contenedor normal porque hay que reciclar -, cuando ella se compra entre otras cosas más de ciento cincuenta barbies. Acaso, fabricándose no se contamina, no se consumen recursos, etc a lo tonto. Nos llenamos la boca hablando de ideales medio ambientales pero sin embargo no vemos, o no queremos ver que con nuestro consumo desorbitado está como desgastamos mucho más nuestro planeta.

Es como si inventáramos un cuento en que la chica de las 150 barbies le dijera a un niño que vende caramelos por la calle para conseguir algo de “plata” para su casa y el cual se está lavando la cara en una fuente:

- Ey chico, cierra el grifo de la fuente mientras no te lavas, que gastas agua.

Bueno y sus 150 barbies, ¿no gastan mucho ciento cincuenta veces más que su chorro de agua?

Lo mismo podría aplicarse a ciertas conductas internacionales.

Pongamos que hablamos de Kyoto…

Pongamos que hablamos de EEUU…



8 comentarios:

sara dijo...

juas, juas
¡hola borja!
muy guapas las vivencias y la visión de un cooperante de naciones unidas. a ver si lo del grupo de scouts sale bien y nos enseñas a todos más de cerca la cultura de ecuador.
un abrazo chico, aprende un montón y sigue contandonoslo para que nos sirva a todos.
sara (de abia)

Borja Santos Porras dijo...

¡¡Muchas gracias Sarita!!
¡Qué alegría tu visita al blog!
Espero que por el pueblo sigáis teniendo la misma buena onda que siempre.
Muchos recuerdos desde Quito.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Es lo más difícil y más importante que tiene una persona: la coherencia.
Un abrazo

Borja Santos Porras dijo...

Yo también lo creo.
Un abrazo Pablo,
Borja

Nuria. dijo...

puff coherencia...muchos no sabes ni que existe esa palabra en el diccionario como para aplicarsela en el día a día.
flipo con la niña y sus 150 barbies...muy fuerte...

un bsazo!!!!

enthusiastic dijo...

Quizás, el problema sea es: creer que el "consumo no es parte tan fundamental de sus vidas."

Lo anterior es una grave error. Nuestra vida no puede fundamentarse en algo tan material...

No poseemos nada. Nada.

Un fuerte abrazo Bora. Y a ver si una día podemos hablar. hasta entonces

Borja Santos Porras dijo...

También se me plantean muchas dudas cuando veo a gente comprometida socialmente pero muy poco coherente en sus relaciones personales y con las personas con las que se comprometen...

cLa dijo...

monde!! como salio la reu con los rovers ecuatorianos?? jejeje
cuentame!! q me sorprendió mucho leerlo!!
el viaje a milan salió bordado... no tanto como las jumping... pero bueno yo te enviare alguna... jejeje
espero q todo vaya genial y que no dejes d escribir!!
besiiines