martes, 8 de julio de 2008

El libro negro de las marcas III' - Los negocios turbios del petroleo - Cómplices del mal y la corrupción

Sudán: El petróleo cuesta sangre

En el post anterior hablabamos del primer caso que quería compartir, que era el de Nigeria. En este segundo transcribiré parte del caso de una de las guerras, que a pesar de no aparecer tanto en los medios de comunicación, ha causado la pérdida de las vidas de dos millones y mediosde personas. Las estadísticas pasan por nuestros ojos, sin que seamos capaces de asimilarlas. Se que estos post son algo intensos. Pero qué le vamos a hacer, nos toca, al menos, conozcamos el problemas y sus causas. Merece la pena nuestra sensibilización.

"Desde su independencia en 1956, el régimen militar de Sudán ha venido realizando un genocidio sistemático contra la población Negra que habita en el sur del país. Casi dos millones y medio de personas han muerto a causa de las matanzas, la guerra, el hambre y los destierros masivos. Pueblos enteros borrados del mapa, miembros de comunidades cristianas encerrados y quemados vivos en sus iglesias, innumerables personas esclavizadas o torturadas hasta morir.

En 1992, desde la capital y sede gubernamental Jartum, la junta militar (de carácter fundamentalista Islámico) declaró que el genocidio contra los habitantes del Sur era una "guerra Santa". Esa guerra se lleva adelante, en parte, con niños soldados que el ejército del gobierno recluta en las calles de Jartum y arrastra al frente sin que sus padres lo sepan.

En el sur del país existen pozos de petróleo
que atesoran hasta tres mil millones de barriles de crudo. En esa región se extrae petróleo desde agosto de 1999. Allí se enfrentan las tropas del régimen militar, células del Ejército de Liberación Popular de Sudám (SPLA) y diversas milicias de menos envergadura. Al mismo tiempo, todos impulsan una guerra contra la población civil - escribe Sarah Reinke, miembro de la Asociación para personas Amenazadas-. En realidad, los pueblos dinka y nuer, en cuyas tierras se halló el petróleo, podrían ser ricos. Pero allí reinan el hambre y la muerte.


Los ingresos provenientes de la exportación del petróleo brindan estabilidad al régimen militar, que financia la guerra con ese dinero.
Hassan Al Turabi, dirigente del Frente Islámico Nacional (NIF), actualmente en el gobierno, declaró públicamente en abril de 1999 que las ganancias procedentes del petróleo se utilizan para comprar armas. El gobierno destina apróximadamente la mitad de su presupuesto nacional , un millón de dólares por día, a la guerra contra el sur del País. Los ingresos que reportan las exportaciones de petróleo se calculan en unos cuatrocientos millones de dólares por año.


La explotación corre a cargo a de las compañías petroleras canadienses, suecas, chinas, francesas y austríacas, La organización de ayuda británica Christian Aid asegura que estas empresas son "cómplices del despoblamiento sistemático de amplias regiones del país, así como de los crímenes contra civiles, decenas de miles de los cuales fueron asesinados o expulsados de las regiones que circundan a los campos de petróleo", y exige que dichas compañías se retiren de Sudán.

Según este informe, dado a conocer el 15 de MArzo de 2001, las compañias petroleras están seriamente involucradas en la guerra que el gobierno lleva a cabo contra los habitantes del sur y colaboran con el régimen militar. A cambio, los militares protegen sus instalaciones y continúan con las violaciones de los derechos humanos.

"La guerra comenzó con la explotación petrolera -afirma un líder nuer citado en dicho informe-.Destruyeron nuestros campos, todo lo que está en los alrededores de los campos de petróleo."


"Quemaros todos los pueblos a lo largo de la carretera - cuenta otro-. El gobierno no quiere gente cerca del petróleo."

Un informe de Amnistía Internacional también denuncia la complicidad de las petroleras occidentales en los crímenes cometidos en Sudán: "Cuando las tropas del gobierno, en nombre de la seguridad, violan los derechos humanos en las zonas de extracción petrolera, las empresas extranjeras hacen la vista gorda."

[...]Por otro lado, según Amnistía Internacional, la relación entre la compra de armas y las exportaciones de petróleo también es evidente: se afirma que, por ejemplo, el mismo día en que los primeros barriles de petróleo abandonaron Sudán, desembarcó aññí un cargamento de armas polacas También hay docuemtnso que prueban otros envíos de armas procedentes de China y Bulgaria. [...]

4 comentarios:

enthusiastic dijo...

post leidos, pero sin tiempo para comentar...

A ver si un dia saco tiempo para ello. un saludo Borja!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué buena serie. El petróleo nos ha creado una ficción de progreso basado en lo material y a costa de muerte, contaminación y corrupción. Nunca una sustancia natural ha sido tan mal usada por el ser humano.

Borja Santos Porras dijo...

Gracias Pedro. Tienes mucha razón.
Gracias Enthusiastic. Se agradece el comentario y tu tiempo siempre con el blog. Hablamos.

Anónimo dijo...

SUDÁN: EL PETRÓLEO CUESTA SANGRE pero en relación a este tema quisiera que me dijieran por favor cual a sido el problema principal en este texto si es la lucha por el petroleo o cual es la causa o las causas si es que hubieran