domingo, 5 de octubre de 2008

Historias comunes entre las sombras

Historias comunes entre las sombras, del blog Desde el Ombligo del Mundo

Una de las agencias de las Naciones Unidas llamada UNIFEM, encargada de temas de género, está realizando una campaña de recogida de firmas en contra de la violencia a través de la plataforma Web www.dinoalaviolencia.org. Entre las actividades realizadas en Ecuador ha proyectado durante una semana en uno de los cines más conocidos de la ciudad, una serie de películas relacionadas con esta temática de “No a la Violencia” (en términos de género).


Una de las películas proyectadas ha sido “4 meses 3 semanas 2 días”. Estupendo filme rumano de Cristian Mungui que ganó la palma de Oro y que trata la historia de una joven estudiante rumana durante la dictadura comunista de Nicolae Ceausescu. Durante la película se trata el caso común de una joven que aborta de manera clandestina. En el año 1987 en Rumania el aborto es ilegal y se practicaba en una exagerada cantidad. Al tener que realizarse de manera ilegal las jóvenes se veían extorsionadas y su vida corría siempre peligro. Los antecedentes corren por 1966, cuando el aborto fue prohibido por el dictador Ceasescu y desde ese año hasta 1990 se produjeron en Rumania 500000 muertes de mujeres por complicaciones inherentes al procedimiento de aborto. Podríamos decir que casi un genocidio.

El tema del aborto está de actualidad en Ecuador debido a que con motivo de la votación de la Nueva constitución ha sido un argumento de la Iglesia para votar en contra. En Ecuador el aborto está prohibido. Es ilegal. Y en la nueva constitución, aún manteniendo esa ilegalidad algunos ven cierta ambigüedad en el texto.

Datos oficiales que he leído en Internet dicen que en Ecuador se producen 30000 abortos al año, aunque extraoficialmente se habla de muchos más. Teniendo en cuenta que la población ecuatoriana es de 13 millones, me quedé perplejo cuando leí esa cifra. Debido a la ilegalidad del mismo, el aborto se realiza en clínicas clandestinas y en otras muchas ocasiones se autoinduce. Pastillas que perforan el útero, sondas que cruzan el útero, sustancias tóxicas en el interior de la vagina, golpeos fuertes sobre el estómago de la madre… Estas son algunas de las técnicas utilizadas que suponen un gran riesgo para la vida de estas mujeres.

El precio de abortos inducidos en países en que el aborto es ilegal es sumamente elevado, los servicios son de mucha peor calidad, y la búsqueda del aborto es difícil, angustiosa, y excesivamente arriesgada, además de que si es descubierto, el castigo social y legal por abortar puede ser muy duro.

Esta película me pareció magnífica y sin entrar sobre el debate de estar a favor o en contra del aborto, trata de reflexionar sobre este tipo de violencia en el que la mujer no es libre para tomar una decisión y debe poner en peligro su vida. La legalización del aborto permite reducir los riesgos creados al deber abortar en condiciones muy peligrosas debido a su ilegalidad. También, algunos opinan que "al ser libre de tomar la decisión de manera legal la mujer (y el hombre) pueden decidir con más calma, sopesar con claridad y objetividad, y llegar a una conclusión con la que se responsabilizan."

En Latinoamérica y el Caribe, según la OMS, hay más de un aborto inseguro por cada 3 nacidos vivos y el 13% de las muertes relacionadas con el embarazo han sido atribuidas a las complicaciones de abortos inseguros.

Aunque la legalización reduce algunos riesgos la solución no esa, sino que radica indudablemente en una educación sexual adecuada desde la niñez que permita recudir los casos de embarazos no deseados. En muchos lugares no se consigue debido a la pobreza y a la escasez de posibilidades de obtener una buena educación. Pobreza y educación están íntimamente relacionados


Recomiendo ver esta película que nos narra de manera humana una historia diaria y común que vive escondida entre las sombras.

1 comentario:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Corrijo la omisión en mi lista de blogs enlazados. ¡Mil perdones! Este Diario (y sus hermanos) es una visita placentera.
Saludos.